Rss Feed
Tweeter button
Facebook button

Música y algo más… Homero Oyarce, trovador, poeta y escritor regresa a Perú para recibir homenaje

Por: Víctor Hugo Santos -La Oferta Newspaper1, 2,3 comenzamos…

Queridos lectores, reciban un cordial saludo deseándoles lo mejor.

En el Área de la Bahía de San Francisco, California, vive una gran comunidad de hermanos peruanos, muchos de ellos talentosos artistas.

Uno de ellos, Homero Oyarce Escuadra será declarado Hijo Predilecto del Departamento de Amazonas. La Universidad Alas Peruanas y el Sindicato de Maestros, serán los anfitriones y como parte de la celebración saldrá una antología de sus discos.

Breve biografía

Homero nació en el caserío de Chilingote, distrito de Leymebamba, provincia de Chachapoyas, Departamento de Amazonas, Perú. Su infancia la vivió en los campos, mezclando juego y trabajo. Estudió Sociología en la Universidad Pedro Ruiz Gallo en la ciudad de Chiclayo.

Sus inicios

“Yo era muy tímido, pero siempre me emocionaba ver gente en el escenario. Cuando adolescente tenia un compañero que tocaba la guitarra, otro el sax. Un día me dijeron canta, les gustó y así comencé”.

Hijo de campesinos

A la tierna edad de cuatro años tenia que ir a traer agua del río, dar de comer a las gallinas, cerdos, traer leña. “Cuidar vacas, llevar cargas de maíz, frijol… todo lo que se hace en el mundo campesino. Los meses de vacaciones de la escuela, papá decía: ‘ya descansaron en la escuela, ahora les toca ayudarme’. Hasta los ocho años supe lo que era tener zapatos. Mi madre tuvo siete hijos, cuatro murieron casi recién nacidos, la mortandad infantil en el campo es grande. Yo también estuve a punto de morir varias veces”.

Homero hereda el talento

“Cuando mi padre tenía como 80 años descubrí que tenía un cuaderno con poemas y cuando joven tocaba la guitarra. Nunca quiso que yo tocara la guitarra pensaba que iba a ser borracho y mujeriego. Esa guitarra desapareció cuando yo tenía ocho años de edad”.

Cómo llega a Holanda

“En la universidad comencé a cantar y componer. Gané un festival de la canción. Mi sueño era irme lejos. Una compañera de estudios se casó con un holandés, se fue a vivir a ese país. Me hablaba de los festivales allá y me entró la ilusión de ir. Trabajé y ahorré, esperanzado que mi amiga me iba a apoyar y me fuí. Estando allá no era la misma, quería que le cuidara su hijo.

Pensé ¿qué voy a hacer aquí, sin el idioma y con sólo 50 dólares en el bolsillo? Comencé a cantar, conocí un par de holandeses que habían vivido en México y hablaban español. Ellos hicieron que yo cantara en una iglesia donde se presentaba un obispo famoso, canté, derrepente se presentó la televisión, me preguntaron si quería participar. Canté una canción, me pagaron 750 dólares. Ya tenía para mi pasaje de regreso a Perú, pero no lo hice. Me dediqué realmente a ser un cantor. Fué cuando hice mi primer disco”.

Momentos inolvidables

“En 1981 participé en el Festival Internacional de la Canción Popular en Berlín. En el 88’ en Lima, en el Festival de Canción Latinoamericana con Mercedes Sosa, Pablo Milánes, Silvio Rodríguez, muchos artistas reconocidos, ahora legendarios. También estuve en Cuba con Pablo Milánes y García Márquez, fueron  momentos fantásticos que nunca olvidaré. También aquí, en el Área de la Bahía, cuando trabajé en el Hospital de Stanford cantándole a los pacientes fue algo grandioso en mi vida”.

“Recientemente alguién me habló del Perú para decirme ‘Gracias’. ¿Por qué? si no me conoces, contestó, ‘yo lo conozco muy bien. Mi padre era obrero de la construcción, pobre pero inteligente y educado. Al llegar de trabajar se bañaba, se sentaba en un rinconcito y en su casetera ponía su música. Un día encontré llorando a mi papá, me abrazó y me dijo: hijito, escucha esto, la canción se llama ‘Niño de Tostada Piel’. Su padre le dijo, hijito apréndetela, porque un día no quiero que sufras como yo. Ya cumplí con mi obligación, sabía que un día le tenía que agradecer a usted. Ahora soy médico. Ya le compré su casita a mi papá”.

“Otro joven me habló por Internet. ‘Señor Oyarce usted tiene una canción que se llama Mamita María, esa canción no es solamente para su mamá, he hecho una obra de teatro basada en esa canción y quisiera mostrarla cuando usted venga”.

Llega a los Estados Unidos

Por invitación de la Universidad Loyola de New Orleáns, Homero llega a los Estados Unidos. Un amigo lo invita a venir a California para cantar en La Peña Moai en East Palo Alto. “Canté y ahí conocí la que ahora es mi esposa”.

La familia

Homero tiene dos hijos, le da prioridad a su familia. Él comenta, “Toda la fama que yo pude alcanzar no se compara con el privilegio de ser padre. La fama es algo que se va. Después del aplauso se apagan las luces y te quedas sólo. Los hijos son una proyección  de tu vida, en mis hijos veo mi pasado, a mis padres. Mi futuro proyectado”.

Muchos músicos le dan prioridad al trabajo y la familia va en segundo, según Homero Oyarce: “Por el ego, porque primero soy yo, segundo yo, y tercero yo. Es el ego del artista, cuando te dejas envolver por ese ego te olvidas que tienes hijos que tienes la oportunidad de hacer que esa semillita crezca”.

A Homero Oyarce le gusta ir a la montaña, sentarse a contemplar la magia de los verdes. Los claros y obscuros que da la naturaleza. Mira y escucha con inspiración.

Las influencias que ha tenido

“Admiré a Víctor Jara, me dolió mucho su muerte. Yo quise ser una humilde hebra de esa esperanza que a él, le truncaron, o nos truncaron a nosotros de la posibilidad de que él siguiera tejiendo esa esperanza. Atahualpa Yupanqui. Después Pablo Milanés y Serrat. Sabina tiene cosas maravillosas”.

Itinerario en Perú

“Iré primero a mi pueblo, donde me concederán el reconocimiento de Hijo Predilecto. Ahí voy a hacer un concierto grande en un teatro, después en la Plaza de Armas. Estaré en Chiclayo y en Trujillo. Por último, en Lima en un concierto grande con varios artistas invitados”.

Mensaje a la juventud

“Que estudien porque el estudiar libera. Que muestren que nuestra raza es inteligente,que podemos alcanzar el cielo. Que se diviertan intensamente, que no caigan en las garras de las drogas, va en detrimento de nuestra gente”.

Felicitamos y deseamos mucho éxito a Homero Oyarce, Nuestro artista de la comunidad, estamos orgullosos y contentos de que uno de los nuestros regrese a la tierra que lo vio nacer para recibir un merecido tributo en vida.

¡Hasta la próxima!

NOTICIAS